martes, 5 de abril de 2011

Me volví fría como el hielo,

y tú me encontraste entre la multitud,

 y me abrazaste , y me besaste sin pensarlo

y yo no supe reaccionar

pero seguiste en tu empeño de despertar 

el amor en mi

porque tú sí quisiste conocerme.

Y ahora que me acostumbré a tus abrazos , a tus besos gratuitos

te necesito cuando lloro ,

y cuando río,

te necesito a todas horas 

te necesito porque contigo mis latidos no son sordos

porque contigo las sonrisas tienen sentido

y mis lágrimas  al fin se hacen pequeñas.











1 comentario: